foto del pastor

foto del pastor

1 Pedro 5:2 Apacentad la grey de Dios que está entre vosotros, cuidando de ella, no por fuerza, sino voluntariamente; no por ganancia deshonesta, sino con ánimo pronto;

Sé que muchos pastores por allí dicen que pueden hacer estas cosas, pero bueno  lamento decepcionarlos, pero yo no hago milagros, no te puedo bendecir, no te puedo liberar, no puedo desatar tu bendición, no puedo liberarte del demonio de la deuda, no puedo decretarte cosas futuras, no puedo enviarte  a un supuesto espíritu santo para que te tire al piso, no puedo reclamarle a Dios un milagro para ti, no puedo ser tu padre espiritual.

Yo solo puedo predicarte el evangelio de Cristo para salvación, para que si crees en ella y te arrepientes de tu vida de pecado, y confían en Cristo totalmente, tengas salvación.  Más allá de eso puedo ser un instrumento en las manos de Dios para enseñarte todo el consejo de Dios que está en su palabra, con la finalidad de crezcas en fe y en santidad y aprendas a discernir la verdad del error, y así no estar anhelando cosas que Dios nunca prometió en su palabra. Hasta allí llega mi trabajo en la obra de Dios. Todo lo demás está en las manos del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Y  a la Santa Trinidad sea toda la gloria y la honra por los siglos de los siglos.

Reflexión final: Dejemos de adular pastores, haciéndoles creer que ellos son el motor de la obra de salvación, eso no es verdad. Dejemos de darles tanto poder a hombres simples y comunes como usted y yo, porque de allí nace la esclavitud y los secuestros de voluntad que hoy se practica en muchas iglesias en el cristianismo del siglo XXI.

Que cada pastor entienda su trabajo en la obra de Dios, y dejemos de sentirnos dueños de las ovejas, y jefes de las cosas de Dios. Eso no es verdad. No extralimitemos las funciones que el Señor nos mandó a realizar, porque terminaremos en una segura apostasía. Conformemos con predicar la sana doctrina, que se nos llamó a predicar.

Volvamos a la única condición que nos asignó Cristo en su iglesia, la condición de siervos, y hagamos nuestro trabajo como lo hacen los siervos, sin esperar aplausos, ni halagos, ni recompensas financieras. Nunca olviden que toda la gloria en la iglesia deber ser para JESUCRISTO EL HIJO DE DIOS.. David Durelia

2 Timoteo 4:1 Te encarezco delante de Dios y del Señor Jesucristo, que juzgará a los vivos y a los muertos en su manifestación y en su reino,

2 Timoteo 4:2 que prediques la palabra; que instes a tiempo y fuera de tiempo; redarguye, reprende, exhorta con toda paciencia y doctrina.

1 Corintios 1:17 Pues no me envió Cristo a bautizar, sino a predicar el evangelio; no con sabiduría de palabras, para que no se haga vana la cruz de Cristo.

Efesios 2:8 Porque por gracia sois salvos por medio de la fe; y esto no de vosotros, pues es don de Dios;

Efesios 2:9 no por obras, para que nadie se gloríe.

1 Corintios 3:5 ¿Qué, pues, es Pablo, y qué es Apolos? Servidores por medio de los cuales habéis creído; y eso según lo que a cada uno concedió el Señor.

1 Corintios 3:6 Yo planté, Apolos regó; pero el crecimiento lo ha dado Dios.

1 Corintios 3:7 Así que ni el que planta es algo, ni el que riega, sino Dios, que da el crecimiento.

1 Corintios 3:8 Y el que planta y el que riega son una misma cosa; aunque cada uno recibirá su recompensa conforme a su labor.

1 Corintios 3:9 Porque nosotros somos colaboradores de Dios, y vosotros sois labranza de Dios, edificio de Dios.

Lucas 17:10 Así también vosotros, cuando hayáis hecho todo lo que os ha sido ordenado, decid: Siervos inútiles somos, pues lo que debíamos hacer, hicimos.