¿Lideres complacientes?

En la entrega anterior pudimos hablar de lo nocivo que resulta ser un líder espiritual dictatorial, pero considero que igual de grave es un líder espiritual complaciente. Y de este tipo de liderazgo, se ha venido llenando no solo el mundo, sino también muchas iglesias y ministerios. Largas sonrisas, carismas, discursos blandos y acomodados, han hecho ineficiente el liderazgo espiritual en el día de hoy. Un líder espiritual debe ser un líder lleno de amor, de soporte, y de sabiduría, pero por ninguna manera un líder espiritual no debe ser un complaciente que teme hablar con firmeza y defendiendo la única verdad bíblica que existe, solo para no incomodar a sus seguidores.
Este nunca fue el modelo de liderazgo que aprendimos de Jesús, que a pesar que fue un gran líder, y que todo el mundo tenía acceso a su persona. El Señor nunca dejo colar la verdad, ni las reprensiones, con la finalidad de no perder público. Tenemos textos en los evangelios que nos constatan que Jesús nunca fue un líder complaciente, sino un fiel defensor de la palabra de Dios, aunque ello significaba ser detractado por sus seguidores.

• Mateo 23:13 Mas ¡ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque cerráis el reino de los cielos delante de los hombres; pues ni entráis vosotros, ni dejáis entrar a los que están entrando.
• Mateo 23:14 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque devoráis las casas de las viudas, y como pretexto hacéis largas oraciones; por esto recibiréis mayor condenación.
• Mateo 23:15 ¡Ay de vosotros, escribas y fariseos, hipócritas! porque recorréis mar y tierra para hacer un prosélito, y una vez hecho, le hacéis dos veces más hijo del infierno que vosotros.
• Mateo 23:16 ¡Ay de vosotros, guías ciegos! que decís: Si alguno jura por el templo, no es nada; pero si alguno jura por el oro del templo, es deudor.
• Juan 6:63 El espíritu es el que da vida; la carne para nada aprovecha; las palabras que yo os he hablado son espíritu y son vida.
• Juan 6:64 Pero hay algunos de vosotros que no creen. Porque Jesús sabía desde el principio quiénes eran los que no creían, y quién le había de entregar.
• Juan 6:65 Y dijo: Por eso os he dicho que ninguno puede venir a mí, si no le fuere dado del Padre.
• Juan 6:66 Desde entonces muchos de sus discípulos volvieron atrás, y ya no andaban con él.
• Juan 6:67 Dijo entonces Jesús a los doce: ¿Queréis acaso iros también vosotros?

Esta bastante claro que Jesús no fue un líder complaciente, ni tampoco estaba analizando costos en su nivel de popularidad, ni de aceptación. Como buen líder espiritual la meta de Jesús era dar a conocer y defender la verdad de la palabra de Dios.
Que diferencia de muchos líderes espirituales del día de hoy, que analizando costos de popularidad y aceptación, prefieren hacer un silencio cómplice y conveniente ante la proliferación de los pecados y las inmoralidades que suceden en el pueblo de Dios. Pudiendo ser líderes espirituales como Jesús, decidieron tomar el camino de liderazgos complacientes que ha creado el mundo.

Creo que ante semejante huella de ejemplo de liderazgo espiritual dejado por Jesús. Debemos ser motivados el día de hoy, a ejercer un verdadero liderazgo espiritual lleno de amor, de soporte, de sabiduría, pero también de firmeza para dejar claro la palabra de Dios a nuestros oyentes, aunque ello signifique confrontación. El verdadero líder no debe tener miedo a las confrontaciones o disensiones, si ellas vienen como resultado de proclamar la verdad bíblica, la doctrina correcta, y de denunciar las herejías que se propagan en muchas iglesias el día de hoy.
Un líder espiritual no es un político, que se debe al pueblo, no es un deportista que se debe al público, no es un actor que se debe a sus fans. El líder espiritual, es un siervo de Dios que se debe solo a Dios. David Durelia

Juan 6:38 Porque he descendido del cielo, no para hacer mi voluntad, sino la voluntad del que me envió.