Una nueva mente en Cristoimgminuevavidacristianalisto

Texto a memorizar: Efesios 4:17 Esto, pues, digo y requiero en el Señor: que ya no andéis como los otros gentiles, que andan en la vanidad de su mente

Introducción: un pensamiento humanista dice: “Si siembras un pensamiento cosecharás una acción. Si siembras una acción cosecharás un hábito. Si siembras un hábito cosecharás un carácter. Si siembras un carácter cosecharás un destino”.

     Martín Lutero también decía: “no podemos evitar que las aves vuelen sobre nuestra cabeza, pero si podemos evitar que hagan nido sobre ella”

     Algo trascendental que marca nuestra nueva vida cristiana, tiene que ver con la nueva manera de pensar que nos da el Señor, una vez que por medio de haber oído su palabra con fe, nacemos de nuevo. Ese nuevo nacimiento inicia con una nueva manera de pensar, que se va traducir en una nueva manera de actuar, que terminará formando en nosotros un nuevo carácter. Ese nuevo carácter se llama: “Carácter Cristiano”, y es con ese carácter que subiremos al cielo.

Pero ese nuevo carácter solo es posible por medio de una renovación de nuestra mente.

Desarrollo:

Estudiemos la nueva mente Cristiana, según (Efesios 4:17)

DOS MENTES, DOS CONDUCTAS, DOS DESTINOS

Mente vieja:

  • Vanidosa. (Efesios 4:17)
  • Entenebrecido, alejada de Dios, ignorante. (Efesios 4:18)
  • Insensible a lo bueno, lascívica, impura. (Efesios 4:19)

Mente nueva:

  • Renovada por las palabras de Jesús, que se le enseño. (Efesios 4: 20-23)
  • Diferente que ama la justicia y la santidad de la verdad. (Efesios 4: 24)
  • No miente. (Efesios 4:25)
  • Se aíra, pero no peca, y no da espacio al diablo. (Efesios 4:26)
  • No roba, trabaja y bendice a otros. (Efesios 4:28)
  • No dice grosería, ni ofende, sino que edifica con sus labios. (Efesios 4:29)
  • No contrista al Espíritu Santo que mora en él. (Efesios 4:30)
  • No alberga amargura, enojo, ira, gritería y maledicencia, y malicia. (Efesios 4:31)
  • Perdona. (Efesios 4:32)

Conclusión:

     Vemos como la biblia tiene bien claro la clase de mente que debe tener todo aquel que ha nacido de nuevo en Cristo Jesús, y esa mente es completamente contraria a la mente del no nacido de nuevo. Ciertamente no podremos evitar que las mentalidades del viejo hombre sigan sobrevolando sobre nosotros, pero definitivamente, si podemos evitar que pensamientos del viejo hombre hagan su casa en nuestras vidas. Una nueva mente en Cristo es el inicio y la continuidad de la nueva vida cristiana que el Señor nos vino a ofrecer. Una nueva mente, una nueva conducta, un nuevo carácter. Carácter: CRISTIANO.

Sembremos más palabra de Dios en nuestras vidas, y cosecharemos la mente del Señor.

Motivo de oración final: Por una nueva mente en Cristo Jesús.

David Durelia.