cristo-en-la-cruz¿Acaso diciendo en el nombre de Jesús, se cumplirá lo que estoy pidiendo?

Un tema muy socorrido el día de hoy, es el uso ilegitimo que se hace del nombre de Jesús para obtener cosas mayormente material. Pero vamos a ver que desea la biblia que sepamos sobre pedir en el nombre de Jesús.

JUAN 14.13 ‘Y todo lo que pidiereis al Padre en mi nombre, lo haré, para que el Padre sea glorificado en el Hijo.’

Jesús hablaba en Juan 14 a sus discípulos sobre la necesidad de que todo lo que ellos pidieran al Padre, lo debían hacer en su nombre. Veamos las razones:

  1. Pedir en el nombre de Jesús, es reconocer la autoridad de Jesús

A diferencia de lo que muchos piensan y enseñan el dia de hoy en muchas iglesias, la biblia nos enseña que la autoridad máxima en todo este universo, es nuestro Señor Jesucristo. La Biblia nos da varios pasajes sobre esa autoridad que hay en Cristo.

“Mientras él aún hablaba, una nube de luz los cubrió; y he aquí una voz desde la nube, que decía: Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia; a él oíd.” (MATEO 17: 5)

“Porque en él fueron creadas todas las cosas, las que hay en los cielos y las que hay en la tierra, visibles e invisibles; sean tronos, sean dominios, sean principados, sean potestades; todo fue creado por medio de él y para él.” (COLOSENSES 01 : 16 )

Por lo cual Dios también le exaltó hasta lo sumo, y le dio un nombre que es sobre todo nombre, Para que en el nombre de Jesús se doble toda rodilla de los que están en los cielos, y en la tierra, y debajo de la tierra; (FILIPENSES  02 : 9 – 10 )

Mateo 28:18 Y Jesús se acercó y les habló diciendo: Toda potestad me es dada en el cielo y en la tierra.

¡¡¡No hay nombre más poderoso en todo este gran universo que el nombre de Jesús!!!..

  1. Solo Jesús sabe lo que en verdad necesitamos

Entonces a diferencia, de lo que muchos piensan el día de hoy. Cuando pedimos algo en el nombre de Jesús, lo que significa es que sometemos nuestra petición a la voluntad, propósito y tiempo que El determina para concedernos lo pedido. Y no como muchos piensan, que al decir, en el nombre de Jesús, desde el cielo están obligados a darnos cualquier cosa que pidamos, eso no es verdad. Veamos:

 “Y esta es la confianza que tenemos en él, que si pedimos alguna cosa conforme a su voluntad, él nos oye.” ( JUAN 1 05 : 14 )

Juan dice: “La única manera que Dios nos oiga, es cuando lo que estamos pidiendo está en armonía con su voluntad, es decir con su palabra”.

Pero también hoy pareciera que las cosas materiales, son más urgente que las espirituales, pero no es lo que enseña la biblia. Jesús en Mateo 6:33 nos dejó bastante claro cuales debían ser las prioridades en la vida del cristiano:

“Más buscad primeramente el reino de Dios y su justicia, y todas estas cosas os serán añadidas.” (MATEO 06 : 33 )

Dios desea que en oración busquemos las cosas espirituales, y confiemos en Dios que El añadirá las cosas materiales necesarias.

SISTEMATIZANDO: Es importante entender que no existe frases mágicas para Dios, aun nombrando el nombre de Jesús, no significa que Dios incondicionalmente nos dará todo lo que pedimos. ¡Eso es una mentira!

Por encima de nuestros planes, sean buenos o malos, es la voluntad de Dios que se hará en nuestras vidas, si en verdad somos sus hijos.

Hoy, el cristianismo está viciado con un estilo irreverente de oración, donde andan decretando, declarando, exigiendo a Dios, atando cosas, reprendiendo hasta el aire, y todos piensan que esto es verdadero o  espiritual, solo porque la acuñan con la frase: ” En el nombre de Jesús. ¡Nada más alejado de la verdad!.

Usar el nombre de Jesús es verdadero y efectivo ante Dios cuando estamos en los mismos planes y propósitos de su Hijo Jesús, y cuando vemos las escrituras, Jesús no vino a engrandecerse sino a su Padre, tampoco vino hacer su voluntad, sino la de su Padre. Si el nombre de Jesús de hoy, no está glorificando al Padre, de nada les servirá mencionarlo.

Dios jamás complacerá a los codiciosos de hoy en sus codicias, para eso tienen su padre el diablo para que les haga milagros chimbos, para seguirlos engañando hasta que lleguen al infierno, porque rechazaron la verdad..

Codiciáis, y no tenéis; matáis y ardéis de envidia, y no podéis alcanzar; combatís y lucháis, pero no tenéis lo que deseáis, porque no pedís. Pedís, y no recibís, porque pedís mal, para gastar en vuestros deleites. ¡Oh almas adúlteras! ¿No sabéis que la amistad del mundo es enemistad contra Dios? Cualquiera, pues, que quiera ser amigo del mundo, se constituye enemigo de Dios. (SANTIAGO  04 : 2 – 4 )

CONCLUSIÓN:

El Señor nos mandó a pedir todo en su nombre, porque Él es nuestro Rey y Señor, pero muchos quieren pedir en el nombre de Jesús, como si El fuera el esclavo de ellos, y eso es un grave error. La oración perfecta, la oración con más fe, la oración más eficaz, solo logrará alinearse a la voluntad de Dios, nunca jamás nuestras oraciones sobrepasarán la voluntad de Dios..

Jesús en Mateo 6:9-13. Dejo un modelo de oración en donde el hombre depende totalmente de Dios, y no al revés. Volvamos a esos tiempos, en que cada una de nuestras oraciones concluía con un: “Padre, que sea tú voluntad, y no la mía, en el nombre de Jesús.. Amen”.. David Durelia