iglesias sensuales2 Corintios 11:3 Pero temo que como la serpiente con su astucia engañó a Eva, vuestros sentidos sean de alguna manera extraviados de la sincera fidelidad a Cristo.

     La iglesia de Corintios es un exacto ejemplo de lo que se define como una iglesia sensual. Esta iglesia que había sido fundado por el apóstol Pablo durante casi dos años de arduo trabajo apostólico, predicando el evangelio de Cristo día y noche a la gente en Corinto. Hechos 18:1-11.

     Pero era necesario que el apóstol saliera de Corintos, para seguir la obra apostólica en otras regiones, muy pronto la iglesia de Corintos fue penetrada por una serie de judíos y de líderes filósofos que arrastraron a la iglesia al error, y sumado a que los mismos hermanos en Corintios eran flojos para escudriñar la palabra y así poder probar a estos falsos que los habían invadido. Fue inevitable que la iglesia no cayera en la apostasía, y se convirtiera en una de las iglesias más sensuales (movidos por los sentidos) que había en el nuevo testamento.

     Lo sucedido en Corintos, no es muy diferente a lo que sucede el día de hoy, y es la misma causa que ha originado que hoy existan tantas iglesias sensuales (movidos por los sentidos) en el siglo XXI.

     Cuando una iglesia es sensual como lo fue Corintos y como lo es hoy muchas iglesias, una de las señales es que se vuelven muy sensibles a la verdad, a la confrontación, los pastores viven victimizándose y así logran conquistar a las ovejas más por manipulación, que por una enseñanza y un pastoreo en la palabra de Dios. En la actualidad, muchas de estas iglesias sensuales se escudan bajo el lema de que: “nadie debe juzgarlos” son emocionalmente delicados, y cuando son confrontados con sus pecados internos, quien los confronta se vuelve en un enemigo para ellos.

Estudiemos un poco las cosas que Pablo veía en esta iglesia de Corintos, que ellos mismos no lo podían ver por estar cegados por su sensualidad.

LO QUE PABLO VIO, QUE LOS CORINTIOS NO VIERON

  1. Que había sido quitado el fundamento que era la palabra. 1 Corintios 2:4-5
  2. Vio la mano de satanás presente en la iglesia de Corintos. 1 Corintios 5:5, 1 Corintios 7:5, 2 Corintios 2:11, 2 Corintios 11:13-15
  3. Que aún no eran salvos. 1 Corintios 3:1-3, 2 Corintios 13:5

     El apóstol podía ver la pobre condición espiritual de los Corintios, aunque ellos se jactaban de sus dones, riquezas y de sus manifestaciones externas. La realidad era que la iglesia estaba infectada por el pecado y satanás jugaba y hacía con los Corintos lo que bien le parecía.

     Y esto debería ser una alerta para nosotros el día de hoy, de no andar pensando que los dones o las manifestaciones externas signifiquen que nuestra condición con Dios es la correcta, eso no siempre es así. Por ello cada creyente debería estar examinándose para ver si el pecado ha muerto en nuestras vidas, ya que lo que tenía a los Corintos como estaba, era precisamente que el pecado no había muerto en ellos.

¿CÓMO DEJAR DE SER UN CRISTIANO SENSUAL?

  1. Renunciemos a lo oculto. 2 Corintios 4:2
  2. No luchemos la batalla de pensamientos con armas carnales. 2 Corintios 10:3-5
  3. Acomodemos lo espiritual a lo espiritual. 1 Corintios 2:13-15

CONCLUSIÓN

     Que todos nuestros sentidos estén sometidos a la palabra de Dios y a la dirección del Espíritu Santo, para que ejerzamos control de nuestra carne y nuestros deseos y sometiéndolos vivamos en santidad como agrada al Señor.

1 Tesalonicenses 4:3ª. Pues la voluntad de Dios es vuestra santificación;

David Durelia.