untitled-pngeeggEste tema del día de hoy es un clamor del Señor a las iglesias del siglo XXI, volver a la palabra de Dios, no es una opción que algunos toman y otros dejan. No es así, volver a la palabra de Dios es la única oportunidad que tienen el día de hoy las iglesias del movimiento emergente, sus pastores, sus líderes y sus oyentes. Solo si regresan a la palabra de Dios podrán salvarse del juicio que viene sobre los apostatas e incrédulos. Veamos con más detalle:

untitled-pnglllllllllllTEXTO A MEMORIZAR:

Ezequiel 2:7 Les hablarás, pues, mis palabras, escuchen o dejen de escuchar; porque son muy rebeldes.

Hablaremos del profeta Ezequiel quien fue sacerdote antes de ser profeta, pero que en sus años de sacerdote nunca había tenido un encuentro con la palabra de Dios, ni con el Dios de la biblia. Pero fue hasta que llego un día inolvidable en donde la gloria de Dios envolvió a Ezequiel y allí conoció Ezequiel al Dios de la Biblia.

Ezequiel 1:1 Aconteció en el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, que estando yo en medio de los cautivos junto al río Quebar, los cielos se abrieron, y vi visiones de Dios.

 Ezequiel 1:2 En el quinto año de la deportación del rey Joaquín, a los cinco días del mes,

 Ezequiel 1:3 vino palabra de Jehová al sacerdote Ezequiel hijo de Buzi, en la tierra de los caldeos, junto al río Quebar; vino allí sobre él la mano de Jehová.

Ezequiel fue específico para detallar ese grandioso día en que tuvo el encuentro con el Dios de la biblia: el año treinta, en el mes cuarto, a los cinco días del mes, en el quinto año de la deportación del rey Joaquin, a los cinco días del mes.

Definitivamente el día en que tengamos un encuentro con el Dios de la biblia, jamás podremos olvidar ese día.

Se puede ser sacerdote sin volver a la palabra

Se puede ser patriarca sin volver a la palabra

Se puede ser Rey sin volver a la palabra

Se puede ser pastor sin volver a la palabra

Pero NO se puede ser cristiano sin volver a la palabra…

REFLEXIONES:

“Si Cristo piensa salvarnos, debe haber un momento en nuestras vidas en que volvamos a la palabra de Dios”.

“Jamás existirá una verdadera reforma individual o eclesiástica, si no hay un regreso a la palabra de Dios”

¿QUÉ SIGNIFICA VOLVER A LA PALABRA DE DIOS?

  1. Significa tener un encuentro con el Dios verdadero que está en la biblia. Ezequiel 2:1-5, Salmos 19:7

Hoy hay muchas iglesias que predican un evangelio que no es el de la biblia, y mucha gente aceptan a un Cristo que no es el de la biblia, e incluso adoran a un dios que no es el de la biblia. Pero el día en que conozcamos al Dios de la biblia, definitivamente nuestra vida cambiará.

  1. Significa comerse la palabra de Dios. Ezequiel 2:7-10, 3:1-3

Ezequiel no hubiese podido hablar las palabras de Dios, sin antes tener las palabras de Dios en su vida, por ello Dios le puso a comerse el rollo que es la palabra de Dios. Hoy si algo que los creyentes no han podido hacer es comerse la palabra de Dios, comerse la palabra de Dios, significa leer continuamente la palabra de Dios, invertir tiempo en la palabra, deleitarnos en la palabra de Dios, eso es lo que significa para nosotros el día de hoy comernos la palabra de Dios.

  1. Significa que de nuestro ser solo salga la palabra de Dios. Ezequiel 3:4-10

Solo cuando hemos comido la palabra de Dios como lo hizo Ezequiel, es que podremos hablar las palabras de Dios como debe ser. El día de hoy la tragedia más grande de muchas iglesias, es que tienen a muchos hombres en los pulpitos hablando, pero sin tener la palabra de Dios en sus vidas. Por eso muchos hablan sus palabras, porque adentro de ellos no está la palabra de Dios. Volver a la palabra de Dios significa comernos la palabra de Dios todos los días, porque solo ella nos puede sostener en esta vida.

  1. Significa que experimentemos el poder de la palabra de Dios. Ezequiel 37:1-4

Ezequiel fue llevado a los valles de huesos secos, y allí Dios le iba a mostrar la eficacia de la palabra de Dios, y Ezequiel fue testigo de cómo por la predicación de la palabra el valle de los huesos secos se convirtió en el valle de los resucitados. Ese es el poder de la palabra de Dios que puede resucitar al hombre muerto en sus delitos y pecados, y hacer de ellos hombres salvos y santos viviendo para la gloria de Dios y de Cristo. Hoy también deberíamos ser nosotros los primeros testigos del poder de la palabra de Dios, que certifiquemos que la palabra de Dios, si cambia, si transforma, porque usted y yo somos la viva prueba de vidas cambiadas por la palabra de Dios.

CONCLUSION

En estos días Dios no está pidiendo que leamos la biblia, no está pidiendo que leamos un libro de la biblia, no está pidiendo que leamos un capítulo más, o un texto más. Dios pide a las iglesias del siglo XXI, y a todo aquel que se confiese cristiano, que vuelva a su palabra, que volvamos al modelo original de iglesia y cristiano bíblico. Esa es la gran demanda de Dios para estos últimos tiempos en donde su venida está cada vez más cerca. Si nos queremos ir con ÉL.

¡DEBEMOS VOLVER A SU PALABRA!

David Durelia