Isaías 35:8 Y habrá allí calzada y camino, y será llamado Camino de Santidad; no pasará inmundo por él, sino que él mismo estará con ellos; el que anduviere en este camino, por torpe que sea, no se extraviará.

El día de hoy es evidente que el mensaje de santidad ha sido extirpado de muchas iglesias, al punto de que hoy hablar de la necesidad de santidad en los creyentes, se percibe como un tema Tabú, e incluso polémico. Ante el abandono tan terrible que hay hoy a la palabra de Dios en muchas iglesias, enseñar del Dios santo en la biblia, puede ser algo controversial en estos días.

Y así también eran los días en los que profetizo Isaías, una  Judá pecadora, alejada de Dios, el sincretismo era el pan de cada día, no le resultaba difícil a Judá adorar a Jehová y a la vez a cualquier montón de dioses que había. Ellos no habían entendido que Dios los quería separados de las otras naciones y eso era la santidad que Dios estaba demandando de ellos.

Nuestros días no son nada diferente a los días de Isaías, la iglesia de Cristo y muchos creyentes, aun no entienden que Dios los quiere separados del mundo, y esa es la santidad que Dios está demandando de ellos. Veamos cual fue la centralidad del mensaje de Isaías.

Lo que profetizo Isaías

Que el Mesías vendría a salvarnos, y a establecer un nuevo camino para que los hijos de Dios anduviesen por ella, y ese camino seria conocido como: CAMINO DE SANTIDAD

Pero también es importante que tengamos claro que No es la santidad, ya que ha habido históricamente mucha confusión y engaño sobre este tema, y esto ha obstaculizado el camino para que los creyentes  escuchen el mensaje bíblico sobre la santidad que Dios demanda de nosotros. Limpiemos un poco el camino viendo lo que NO es santidad.

Lo que NO es santidad

  1. No es ausencia de pecado
  2. No es ausencia de tentación
  3. No es ausencia de fallas
  4. No es ausencia humanidad
  5. No son las cosas externas
  6. No son las cosas religiosas
  7. No son las cosas místicas
  8. No son las cosas sacras
  9. No es un estado mental
  10. No es un premio post-morten
  11. No es hereditaria
  12. No es contagiosa

Una vez, visto lo que no es santidad pasemos a ver a la luz de la palabra de Dios que es la santidad

¿Qué es santidad?

 

El término heb. «kadosh» significa puro, física, ritual y, especialmente, moral y espiritualmente. En ocasiones se debe traducir «separado», puesto aparte, consagrado

  1. Es tener una nueva vida. 2 Corintios 5:17
  2. Es tener una nueva mente. Efesios 4:23-24
  3. Es tener una nueva prioridad de vida. I Tesalonicenses 5:23
  4. Es separarte de todo lo que atente contra tu santidad. 2 Corintios 6:14-17
  5. Es ser conforme a la imagen. Colosenses 3:10

Santidad es separación del pecado, para consagrarnos únicamente a Dios, y en ese camino de santidad tenemos una nueva vida, una nueva mente, nuevas prioridades, nos separamos de todo lo que nos quiera llevar a la idolatría, es ser conforme a la imagen de Cristo, eso es: SANTIDAD

¿Cómo alcanzar esa santidad?  ¿Cómo puedo andar en ese camino?

 

  • Buscando un pastor que me ponga la mano encima
  • Haciendo mucho ayuno y vigilias
  • Sirviendo en los ministerios de la iglesia
  • Evangelizando
  • Dando grandes ofrendas y diezmos
  • Viviendo una vida monástica
  • Viajar a roma y reunirme con su santidad el papa

R= NO

Al camino de santidad solo se puede entrar y se puede transitar por medio de escuchar y obedecer permanente la: PALABRA DE DIOS

Juan 17:17 Santifícalos en tu verdad; tu palabra es verdad.

amados hermanos el camino de Santidad que nos habló Isaías, no era otra cosa, sino Cristo mismo, él es el camino de Santidad, y el mismo Cristo cuando estuvo en la tierra, dejó bien claro que solo la palabra de Dios puede santificar la vida de los creyentes, santidad no es entrar en trances, ni arrastrarse por el suelo, tampoco es que lo tumben al piso y le pongan una sábana encima, todas estas prácticas, son erróneas, y anti bíblicas el día de hoy en las iglesias, pero peor aún, estas prácticas son vacías, huecas, y ninguna de ellas hace al creyente santo para Dios. Por eso el día de hoy es imperiosa la necesidad de volver a la santidad, a la bíblica, a esa santidad que nos lleva a someternos a la palabra de Dios, a dejar el pecado, a sufrir con Cristo y a morir con Cristo.

La biblia nos habla en el evangelio de Juan de principal llamado Nicodemo, este hombre nos dejó un ejemplo claro de cómo si se puede entrar al camino de santidad. Nicodemo tuvo varias estaciones en su vida, que al final demostró que Nicodemo lo dejo todo, puesto, titulo, reconocimiento, por Cristo y en la última estación rumbo al camino de santidad vemos a un Nicodemo bajando el cuerpo muerto de Jesús de la cruz, y confesando públicamente lo que había pasado en su vida aquella noche que tuvo el encuentro con Cristo y recibió sus bellas palabras.

Nicodemo un hombre que entró en el camino de santidad

  • El encuentro con Cristo. Juan 3:1-3
  • El encuentro con la palabra de Dios. Juan 3:4-21
  • La lucha contra la palabra. Juan 7:45-52
  • El sometimiento a la palabra de Dios y el camino de santidad. Juan 19:38-40

 

CONCLUSION

La vida de santidad no es un lindo discurso que se usa para formar parte de una iglesia. La santidad son nuestras acciones diarias sometidas a la voluntad de Dios, es negarnos a nosotros mismos y vivir solo para agradar a Cristo nuestro Salvador. Los verdaderos santos de Cristo, no necesitan andar diciendo que son santos, sus vidas separadas de este mundo de pecado, sus mentes puras y renovadas, y sus prioridades celestiales y eternas, por encima de las cosas terrenales y pasajeras, darán fe y testimonio de que estamos en el camino de Santidad.

 

“Volvamos al camino de santidad”

David Durelia